miércoles, 13 de octubre de 2010

CON TODO RESPETO

                                                                                 

                                                                                                         


Señor Dios:
         (disculpe la hora)
le escribo así... raro y tonto
con  ingenuidad de niña o de ilusión
en una noche como esta
         al parecer más larga que otras
y después de re y re-pensar
         que la vida  no es ni  será una porquería
como dice Discépolo
para pedirle, solicitarle a usted
         que dicen es el Alto Poderoso
         (me imagino más que Obama, mucho más)
tenga la bondad, la gentileza     
de mandarme la vida

Pero una vida livianita
así como un nadar en aguas limpias
un irse despacito y sin que uno quiera
un dormirse laxo y sudoroso
un tirarse sobre el pasto
y no pelearse más contra los amarillos
                                               cansada y triste
por no haberlos transformado en verdes



  Señor, lo creo
                   a diferencia de dictadores y argentinos
un Dios justo y de una sola palabra
que cuando le dan serias razones
usted no condesciende
                   sino accede
y dice sí, cuando sí
y no cuando no
por lo cual no creo sea mucho pedir
ni tan difícil de conceder
esta justa aunque inusitada petición

Agradeciendo de antemano
después, más tarde
si usted dice que no
no sé si podré comentárselo
(las posibilidades de volvernos a encontrar
son de un 50 por ciento,
el coludo tiene también su oportunidad
gracias a vuestra divina gracia, claro)
su estimable decisión
quedando de usted para el eterno
su segura y sincera servidora




                                                                           Una poeta

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante para mí. Déjala con respeto.

Seguidores