domingo, 3 de febrero de 2013

Prólogo del nuevo poemario


 

                                                 





 
Portada del libro
pintura de Gustav Klimt


                  
Prólogo
                       

 ¿Cuál es el Nombre Secreto?
 
   
 Mónica Gómez no se aviene, fácilmente, con las perspectivas habituales e inherentes de lo vivido, pues necesita avanzar a lo largo de senderos y direcciones de este mundo, en busca de una satisfacción más honda que la ofrecida por cualquier otra categoría que no le pertenezca por vividas. Parece refractaria de lo tradicional. Es por eso que adopta, en la escritura, una movilidad que le permita deambular, pensar, observar el propio corazón, traducir las miradas, como quien, en la escritura del habla, alcanzara el vaciado de las inquietudes y de las búsquedas. En este sentido, el verso impulsado en el aire de la página, consigue ir y venir, como si el vuelo pudiera alcanzar fronteras huidizas, señalando territorios que aparecen y se tornan próximos, aunque también se marchan hacia la luz de los arcanos.

                  Tres son los énfasis en los que deposita su interés y atención preferencial: el amor, la muerte y el retorno. Cada uno goza de un largo prestigio en la literatura, porque previamente dilatan la experiencia con indubitable propiedad. Amor, muerte y retorno no son, sin embargo, motivos estancos: mantienen, entre ellos, comunicación de la más alta pertinacia. Pero ese tres que los conjunta, provoca, a su turno, un ánimo trinitario multiplicador, del que se tiene palmaria evidencia en los textos. Con frecuencia éstos son viajes en la reminiscencia y travesías anímicas. Entre la efeméride emocional y el arduo trabajo de la voluntad, emerge una voz que sabe de crepúsculos, de noches, de principios de alba: un elenco completo para mostrar la afirmación de vivir, a pesar de tantos pesares.

                  El amor prorrumpe, dentro del soliloquio lírico, con acento positivo, ya que a él se pertenece a partir del reconocimiento y de la aspiración que procrean deleite imaginativo y placer indecible; igualmente porque atavían el ánimo a partir de una disponibilidad que se traduce en espera, encuentro de presencias y ofrenda al “nombre secreto de Dios”. A partir de esta consumación, deviene una nueva tríada favorecedora para el alma: fortaleza, verdad y triunfo.

“Equívocamente
buscaron
el amor
Ocultamente
y en su nombre secreto
lo invocaron tres veces
Verídicamente
se encontraron
en el amor”

                  La sección dedicada a la muerte alcanza mayor capacidad conmovedora. Previsiblemente, los poemas concentran la intención de enfrentar desbarajustes y tribulaciones, a los que suele llevar hasta los límites de la razón y de la resistencia anímica, la siempre dura e implacable “empadronadora”, hubiera dicho Gabriela Mistral.

                  En este caso, los poemas parecieran edificarse sobre la base de un motivo tan vivencial como desapacible, en cada uno. Con todo, el lenguaje empleado busca ser un vehículo veraz e intenso —arrancado, a veces, después de sostener una brega lacerante con el sí propio—en aseveraciones y actitudes que desnudan la cavilación a que da origen el encuentro de la auténtica experiencia, a despecho de cierta intromisión rampante de conectores lógicos. Cuando ello no sucede, aumenta su potencia expresiva.

                Hoy no temo a la vejez
    a la muerte
   a la represión
tengo la edad del tiempo
soy transparente como el aire
y no me indigna el desamor”

                  Los senderos del retorno, tercera sección del poemario, corresponde a la paradoja de separación y anhelo de reencuentro, ya no ceñido de tiempo, sino de perdurabilidad. Entonces, la voz exalta, reflexiona y activa la memoria. Un breve y significativo elenco de personas es el pivote de los versos. Incluso ensaya habitar la voz de una indígena, representante de esa condición tan llamativa por ser ajena, aunque tan cercana por el hecho de compartir la condición de mujer.

“¡Glorioso Künultuaen!                                                                                                                              gracias por haber abierto
 la sagrada puerta                                                                                                  
la misteriosa puerta                                                                                                                                           la secreta puerta 
la buscada y revelada puerta de la libertad 
¡Yallemai…! “      

                 Mónica Gómez confirma, en este libro, la combatividad existencial de sus obras anteriores. Poemas de asuntos esenciales. Nada se le otorga fácil. Ni el amor, ni la muerte, ni el retorno son distracciones o quedan dichos con modo feble de quien se gozara con la ligereza de los hechos, únicamente. Si dice noche es porque ha conocido de tinieblas; si amanecer, debido a que la energía del poema ha sabido escuchar su voz y el ansia que clama y suspira por el “nombre secreto de Dios”. Tal vez sea ése el hallazgo que experimenta en su vislumbre. Este libro: la traducción verbal de esos destellos.

 
                                                                 Juan Antonio Massone

                                                    
                                                              Santiago, diciembre 2012

                                                                                                     
                  






 

Agradecimientos de la autora
 
 


  Agradezco enormente a todos aquellos que rodearon el

quehacer de este
 
libro,
 
presencias-  a veces ausencias- que inquietaron mis
 
sentimientos,especialmente
 
a la ternura de mi nieto Clemente,
 
a la fe de mis colegas escritores,
 
al siempre generoso apoyo de Juan Antonio,
 
al sereno consejo del Padre Mario
 
a la amistad de Jaime Hales,
 
a Marcela Gracia ,
 
a Chelita, Isabel,María Sofía,Ernesto, Amanda y demás.
 
A todos ellos gracias.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
(El Nombre Secreto de Dios)
 
se gesta en Ushuaia
 
 
 
 
 
 
                                                                                               
                  

 
 
                  
                                                                              
                                                                 La autora Mónica Gómez 

                                                       fotografiada por

                                                        Amanda Espejo,

                                                        artista múltiple,

                                         durante una conversación interrumpida.
                
 
 






 Ushuaia

(fotografía:Paz Oliva)


 
 
 

 
 
 
 
 
 
 

 
 












 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante para mí. Déjala con respeto.

Seguidores