sábado, 30 de enero de 2016

Cuento cortísimo a propósito de algunas personajas y personajes muy malvados que me ha tocado conocer en los países que he vivido.
Como es de buena crianza no nombrarlos y hace bien al espíritu no recordarlos, decidí sublimar el asunto a través de este cuento.
No por ello deja de darme tristeza la maldad humana.




La Maldad

Esa gente era mala, mala, mala.
La autopsia reveló que no tenían corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante para mí. Déjala con respeto.

Seguidores